EO Escondiendo Elefantes


Título: EO Escondiendo Elefantes
Autor: Luís Cerezo
Editorial: SUMA

Buenos días algodoneros!!!

El mes pasado he tenido el placer de participar en la lectura conjunta de este libro gracias al sorteo realizado por varios blogs y cada día me gusta más esto de poder ir comentando la lectura sobre la marcha a través de las redes sociales a pesar de que el libro te guste o no.

No se muy bien como empezar esta reseña así que seré breve y concisa. En un primer momento la temática del libro me llamaba muchísimo la atención y la verdad es que es un libro ágil que se lee rápidamente, pero no ha llegado a convencerme del todo. Pedro, nuestro protagonista, es un niño solitario cuya madre no está a penas en casa y pasa los días entre la escuela y su casa, por lo que suele escaparse a jugar sólo. Hasta ese momento me daba bastante pena el personaje y la situación familiar que tenía con su madre, pero según iba avanzando el libro fui perdiendo esa empatía llegando a convertirse EO en lo mejor del libro.

Algunas de las escenas que en el libro se narran han llegado a perder un poco de coherencia una vez que reflexionas sobre ellas, como puede haber un elefante en una ciudad y que nadie lo vea? Me gustaría destacar la escena en la que Pedro y su amigo Hugo (personaje que si me ha gustado mucho) han escondido a EO, para mi ha sido lo mejor del libro, ya que a partir de ahí la historia ha ido un poco en declive finalizando de una forma que no sabría explicar porque no he llegado a entender.

Podría decirse que me esperaba otra cosa de la historia, algo más elaborado y más sentimental, ya que tratándose de la relación entre un niño y un elefante... esperas algo conmovedor y emocionante, y la historia se ha quedado hilvanada sin llegar a suscitarme mucho más. 



«Entonces lo descubrió: le estaba mirando. Olvidó gritar, escapar o cerrar la boca, abierta por la sorpresa. No pudo apartar los ojos de su visión...»

Así comienza la aventura más extraordinaria que un niño y un animal han vivido nunca. Una historia de valentía y amistad en la que Pedro, un niño que vive en un entorno dramático y solitario, se encuentra a un elefante en la ribera del río. Tratando de huir de la realidad de los adultos que tanta infelicidad le causa, Pedro decide ocultar su descubrimiento para conservarlo como amigo. Pero un elefante es un secreto difícil de esconder...

Luis Cerezo escribe un vertiginoso relato en el que un niño afronta una huida del dominio de los adultos y su universo controlado. Una fábula contemporánea que, desde el contraste entre la mezquindad y la ternura, entre la sinrazón y la amistad, entre la cruda realidad y la magia, cambia la forma de ver el mundo.

PUNTUACIÓN
2/5




8 comentarios:

  1. Creo que a la mayoría nos ha pasado lo mismo, tampoco ha sido la historia que esperaba
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que ha resultado una lectura conjunta muy flojita y no ha convencido a casi nadie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que más o menos todos opinamos igual esperábamos más de una lectura cuya sinopsis prometía mucho!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No me llama nada ni la portada ni la sinopsis ni nada, y con tu reseña menos ^-^"
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que no me llama.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Más o menos estamos de acuerdo. Me gustó pero me esperaba más
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Oh, no sé que decir... Es un libro al que le tenía muchísimas ganas y no había visto una puntuación tan baja de este, es una pena, y no sé como me sigue llamando la atención, quizás el punto sea leerlo sin grandes expectativas y estar neutral durante la lectura, bueno, diay, que bueno lo de las lecturas conjuntas, suenan de maravilla.
    ¡Un beso!❤ Nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! No conocía el libro, así que no tenía ninguna opinión de él. Lástima que no te haya terminado de convencer, igual el elefante era producto de la imaginación del niño, por eso nadie lo veía jajaja
    Un besazo.

    ResponderEliminar

Blog diseñado por Lhya | Historias de Algodón © 2015