Egomaniac

Egomaniac (Terciopelo) de [Vi Keeland, María José Losada]

Título: Egomaniac
Autor: Vi Keeland
Editorial: Terciopelo
Páginas: 302

Buenos días algodoneros!!

Hoy os traigo la reseña de mi última lectura del mes de mayo, como veis estoy intentando alternar un poco géneros literarios para que tengáis un poquito de variación a la hora de elegir nuevas lecturas, así que hoy le ha tocado el turno a una de esas novelas del género "dirty office".

La verdad es que me encanta estas historias por la facilidad que tienen de enganchar al lector entre sus páginas sin suscitar ningún tipo de complicación. Aunque en este caso me ha encantado porque no solo mezcla la romántica con la erótica, hay toda una trama de problemas personales, sentimientos y un poquito de drama que hacen que la personalidad de los personajes pueda empatizar con la de cualquier lector. 

Nuestra protagonista es Emerie, una joven psicóloga cuya vida está a punto de cambiar al encontrarse con Drew de la manera más rara que os podáis imaginar. La verdad es que esta primera escena entre ambos me ha hecho reír bastante a´si que os voy a dejar que la descubráis por vosotros mismos. A partir de ella se va a ir labrando una amistad un tanto extraña en la que las hamburguesas jugarán un papel un tanto importante.

Por otro lado, hay una serie de personajes secundarios que me han encantado, pero por una vez nuestros protagonistas se llevarán toda la carga de la historia, ya que los secundarios van a ser muy puntuales a lo largo del libro, y aunque se les menciona varias veces sus intervenciones digamos que serán mínimas.

No os quiero contar mucho más ya que será una relación digna de ser descubierta pero os quiero decir desde aquí que Drew (ains Drew) me tiene más que enamorada, con sus detalles, su ironía y con esa vida que podría parecer de ensueño pero bajo la cual quizás no todo sea perfecto ¿Queréis saber el motivo? Pues ya está tardando en poneros manos a la obra con egomaniac.
Emerie llega a Nueva York para comenzar su nuevo trabajo como terapeuta familiar. Ha alquilado para su consulta una gran oficina compartida en una ubicación fantástica y asequible, dos cosas difíciles de encontrar cuando se vive en Nueva York. Hasta que se percata que ha sido estafada y le han robado 10.000 dólares. Drew, el dueño de la oficina, se apiada de ella y acepta que se quede si a cambio le ayuda también a él trabajando como su recepcionista. La oficina puede ser grande, pero no lo suficiente como para contener la tensión sexual que hay entre los dos.
Mientras Emerie y Drew luchan por controlar sus impulsos, Drew por su parte tiene sus propios problemas, lidiando con la posibilidad de que su hijo pequeño, que tuvo con su ex, no sea suyo.

6 comentarios:

Blog diseñado por Lhya | Historias de Algodón © 2015